El escorpión y la rana

Había una vez una rana sentada en la orilla de un río, llorando desconsoladamente porque había perdido en un año la mitad de los apoyos que tenía en el bosque y tenía miedo de que su popularidad decayese a límites insospechados porque los partidarios del escorpión no hacían más que meterse con ella. Un día soleado en el que la frondosidad parecía más verde que gris, mientras la ranita ayudaba a las cigarras a conseguir que las hormigas trabajaran más durante más tiempo y a cambio de menos granos de recompensa, el escorpión salió de su madriguera mostrando una sonrisa que le llegaba de pinza a pinza. Él también quería que las hormigas trabajaran más para las cigarras, así que se sentó a observar cómo éstas explicaban a todo el hormiguero que habían estado cavando por encima de sus posibilidades (igual que los enanos de Moria, que habían despertado al Balrog). Absorto en sus pensamientos, al alacrán le dio la hora de comer. Bien es sabido que los escorpiones, como el resto de los seres que pueblan el bosque, si no comen se mueren, así que se desperezó y se dirigió hacia el único punto donde podía encontrar alimento: al otro lado del río Legislatura. A pesar de que en aquellos momentos el caudal era menor de lo habitual, el escorpión era incapaz de cruzar al otro lado solo. Por eso, y a pesar de que se había pasado un año entero mofándose de la rana y tratando de desprestigiarla, se dirigió al batracio y le pidió con desconocida amabilidad que le llevara a cuestas atravesando el cauce.

— ¿Que te lleve a mi espalda? -contestó la rana-. ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco! Si te llevo sacarás tu aguijón, me picarás y me matarás. Lo siento, pero no puede ser.
— No seas tonta -le respondió entonces el escorpión-. ¿No ves que si te pincho nos hundiremos ambos en el agua? Yo no sé nadar, así que también me ahogaré.

La rana, después de pensárselo mucho se dijo a sí misma que era verdad, que si el escorpión le picaba en la mitad del río Legislatura se ahogarían los dos. “No creo que sea tan tonto como para hacerlo”, se dijo a sí misma. Recelosa pero confiando en el razonamiento al que ella sola había llegado, la rana se dirigió al escorpión y le dijo:

Lo que le dijo no lo sabemos todavía, pero sólo hay dos posibilidades: Una es que la rana se niegue a ayudar al escorpión y éste muera de inanición sin alcanzar la orilla del río Legislatura. La otra es que el anfibio ceda a los ruegos del alacrán y ambos crucen las bravas aguas. En este caso se abren otras dos posibilidades: Una es que el escorpión responda a su propia naturaleza y aguijoneé a la rana en el medio del río y que mueran ambos. La otra es que los dos logren cruzar y que una vez al otro lado el escorpión le dé el picotazo mortal a la rana y se quede con todos sus seguidores. Hay una tercera opción en la que nadie muere pero que también implica traición: el escorpión, después de cruzar, se quita la coraza para demostrar que siempre había sido un renacuajo con armadura. Lo que está claro es que si el escorpión no consigue el apoyo de la rana, de nada le servirá la ayuda de la pequeña salamandra rosa.

Condenados a entenderse

Las prisas no son buenas consejeras, al menos en materia de comunicación. La prudencia aconseja elaborar planes estructurados y metódicos que se puedan aplicar a largo plazo y que incluyan estrategias específicas para tiempos de crisis puntuales, para periodos concretos en los que la urgencia por enviar mensajes nos puede llevar a equivocar el código, el canal o, incluso, el receptor. Así, multitud de expertos se dedican hoy en día diseñar modelos de comunicación que se desarrollan en el día a día pero que también se adaptan a cada situación concreta en caso de necesidad, ya que en su elaboración se han incluido recomendaciones expresas para aplicar en circunstancias extremas. En política están asumidos los beneficios de programar al detalle los procesos comunicativos internos y externos, pero, a veces, determinados acontecimientos inyectan ansiedad en algunos líderes por conseguir determinados objetivos y precipitan los mensajes que emiten sin tener en cuenta todos los condicionantes que debe cumplir cada proceso. Uno de esos momentos en los que es difícil contener el síndrome de abstinencia comunicativa es, para los políticos, el instante mismo en el que finaliza el escrutinio de los votos en cualquier cita electoral. La tradición indica que, completado el recuento, los cabezas de cada lista valoren los resultados, pero pocos líderes se resisten a ceñirse al frío análisis de los datos y todos o casi todos aprovechan la ocasión para comenzar a plantear su estrategia de cara a la formación de gobierno. En lugar de ceñirse analizar los números que salen de las urnas como positivos o negativos, muchos políticos se apresuran a enviar mensajes con contenidos explícitos e implícitos para los líderes de otras formaciones, los ciudadanos y para sus propios votantes y militantes. Las prisas por asumir determinadas posiciones pueden provocar esos mensajes no sean todo lo adecuados que deberían.

Un ejemplo de todo esto podría ser (no está muy claro) el caso del mensaje emitido por el presidente en funciones del Gobierno de Principado de Asturias, Francisco, Álvarez Cascos, quien, pocas horas después de que se escrutaran los votos depositados en las urnas de los colegios electorales de la región, aseguró en una entrevista concedida a Onda Cero que los partidos de derechas estaban condenados a entenderse. Yo no escuché la cita literal, pero cuando la leí interpreté que se podía tratar de un error en la estrategia de comunicación de FAC que serviría como ejemplo de la teoría que he desarrollado en las líneas precedentes, es decir, que la urgencia por buscar aliados y forjar acuerdos podría haber hecho que el presidente en funciones tuviera un desliz: calificar cualquier relación de entendimiento con el resto de partidos de su marco ideológico como algo negativo, en este caso como una condena.

Condena, según la real Academia Española, es la acción y efecto de condenar. Y condenar significa, entre otras cosas, forzar a alguien a hacer algo penoso o echar a perder algo (siempre según la RAE). Como asumo que FAC tiene una estrategia de comunicación muy bien diseñada (pueden gustar más o menos sus mensajes, pero a FAC le dan resultado) interpreté al leer las declaraciones en cuestión que se trataba de un simple error y que lo que el presidente en funciones quiso decir en su alocución radiofónica fue que las derechas estaban destinadas a entenderse. De lo contrario, Cascos, en la citada entrevista, se habría estado erigiendo como juez supremo y árbitro interesado en el proceso negociador con el PP (y puede que con UPyD) y él mismo habría dictado su sentencia (en este caso, insisto, condenatoria). De la expresión “condenados a entenderse” se deduciría, por tanto, que el acuerdo de las derechas es “algo penoso” para una o para todas las partes y que, a pesar del consenso alcanzado “algo se ha echado a perder” (insisto, según la RAE).

¿Es pactar con FAC la condena que tiene que sufrir el PP por haber obtenido tan solo 10 diputados en el Parlamento regional por segunda vez consecutiva? ¿Es apoyar a FAC el precio que tiene que pagar UPyD por el mero hecho de haber entrado en la Junta General del Principado o por haber recibido el apoyo de Enrique Álvarez Sostres en el Congreso de los Diputados? Según Cascos -y siempre que no se trate de un error de comunicación- la respuesta es sí. Ahora sólo nos queda averiguar si el mensaje fue un desliz o sí sus palabras fueron premeditadas. Sea como sea, también nos interesa saber qué opina el Partido Popular de la condena que les impone FAC para los tres próximos años. Si la lógica se impone, el PP recurrirá la sentencia si no quiere vivir prisionero de un pacto, en principio hasta los próximos comicios, pero con posibilidad de que la condena acabe siendo cadena perpetua.

Tripartito

Seguramente con el tiempo y una caña veré las cosas desde otra perspectiva, quién sabe, pero hoy se me antoja harto complicado un tripartito de derechas en Asturias. Se me ocurren muchos argumentos para sostener esta tesis pero sólo voy a mencionar tres, uno por cada partido político susceptible de formar parte de ese ejecutivo inédito:

 

Si el PP fuera un partido con vocación de comparsa estaría celebrando los resultados obtenidos en las pasadas elección del 25M en Asturias y dedicaría buena parte de las jornadas venideras a conjeturar cuántas consejerías podría arañarle a Cascos en el futuro gobierno de coalición. Pero no me parece que al partido que gobierna España con la mano de hierro que le confiere una mayoría absoluta -y que pretende desafiar a Europa imponiendo sus propios límites de déficit entre otras zarandajas- le convenga rendirse a los pies de quien le ha provocado más daño en su historia en el Principado (sobre todo cuando gobierna en casi todas las autonomías, en muchos casos con grandes mayorías). No parece, por tanto, muy prudente sostener a quién te ha quitado los votos, sobre todo cuando tienes por delante un proceso del que tendrá que salir un nuevo liderazgo en la región. A no ser que el Partido Popular haya asumido que a partir de ahora FAC va a ser su marca electoral en Asturias, su principal preocupación debería ser la de arreglar el desaguisado que tiene en esta comunidad, una labor que el PP deberá empezar por ese congreso que tiene pendiente de celebrar en los próximos meses.

 

UPyD, por su parte, ha logrado entrar en la junta gracias aquellos que están hartos de que gobiernen “los de siempre”. No parece muy conveniente para las aspiraciones de consolidación del partido magenta apoyar a FAC y al PP, que son buena parte de “los de siempre”, en un hipotético ejecutivo regional de coalición y demostrar así a toda Asturias que dan prioridad a “tocar poder” por encima de cualquier otra consideración política en la primera oportunidad que se les ha presentado. Aupar a FAC a la silla presidencial sería dar la espalda al electorado crítico con los grandes partidos.

 

Por último, da la sensación de que el resultado electoral cosechado por Foro Asturias, que ha consolidado 13 de sus 16 escaños (a falta de conocer el resultado del voto emigrante) sitúa a la formación liderada por Francisco Álvarez Cascos muy cerca de lograr asegurar su supervivencia futura como partido político en el Principado. No pocos auguramos, en su día, un corto recorrido a este bloque surgido por y para dar respaldo al ex Ministro de Fomento. Aducíamos hace ahora un año, más o menos, que, en caso de fracaso en las urnas, el partido de las hormiguitas se desmembraría como el diente de león azotado por el cierzo. Quién sabe, a lo mejor teníamos razón, pero ese batacazo electoral no ha llegado todavía y FAC sigue firme, inhiesto e inasequible al desaliento, repartiendo estopa a placer con la misma cara de póquer con la que abre los brazos a pactos y acuerdos que, de momento, no han llegado a cuajar y vaya usted a saber si cuajarán algún día. Porque, claro, la urgencia de asegurarse el bastón de mando abre todas las puertas al entendimiento, pero las rivalidades y rencillas las cierran, muchas veces con estruendo y otras con sigilo taimado. Sea como sea, Foro Asturias tiene ante sí, desde hoy, dos grandes retos: por un lado apuntalarse en la sede de Presidencia y por otro garantizar su viabilidad futura como partido con vocación de gobierno. De la mano del PP sólo puede conseguir una de las dos. Veremos cuáles son sus prioridades.

No es mi problema

¿Soy yo o ya hemos asumido en un 98% que vamos a bailar con la espada de Damocles pendiendo sobre nuestras cabezas el resto de nuestras vidas? “Eres tú”, me digo yo a mí mismo antes de argumentar que la ciudadanía para nada está adormecida, en ningún caso está acomodada y de ninguna manera tiene miedo. ¿Por qué iba a tener miedo nadie? No me respondo. Me doy una callada por respuesta mientras, con sigilo, con movimientos suaves y precisos, apago la televisión, la luz del salón y me quedo en la penumbra sentado en el sofá, con la mirada fija en la pared. Pasan cinco minutos y mantengo la postura cercana al ángulo recto. He comenzado a respirar muy despacio, como si el aire fuera de copago, y he cerrado los ojos. El ritmo cardiaco disminuye. Se atenúa. Podría pasar por muerto. Noto los latidos de mi corazón, lentos y difusos, en todas las partes de mi cuerpo. Me concentro. Abro los ojos sin quitar el sello a mis párpados. Y veo el mundo tal y como es, pero sólo durante un segundo. Después la imagen se desvanece y en mi memoria sólo quedan retazos de lo que fue. Podrían haber pasado otros cinco minutos, pero no me atrevo a mirar el reloj. No me atrevo a dar señales de vida. A lo mejor así paso desapercibido. A lo mejor a mí no me toca. A lo mejor así yo me libro. A lo mejor no es mi problema.

PSOE gana en Asturias. La formación de gobierno será difícil

Ya avancé en la primera aproximación analítica al sondeo electoral Bolanueve para el 25M que las conclusiones generales apuntaban a un triunfo en votos y escaños del PSOE, pero que la opinión mayoritaria de los encuestados era que gobernaría el PP con el apoyo de FAC. He de matizar tal consideración, y lo haré en base al riguroso estudio de los datos obtenidos en cada parte del cuestionario. Sí, es verdad que la opinión generalizada es que ganará el Partido Socialista, pero no, la opinión mayoritaria no apunta a que habrá pacto entre los partidos de derechas. En general el sondeo arroja una conclusión global dramática: la vida política asturiana seguirá agitada (y batida) al menos otros 3 años más. La valoración del gobierno y la oposición es negativa, lo que me ha hecho pensar en realizar otra encuesta, en este caso para valorar a los partidos, los políticos y los gobiernos asturianos en general. Pero esa es, o será, otra historia. Hoy a lo que vamos es al sondeo electoral. Avancemos las nuevas conclusiones

Conclusiones

En lo que se refiere a la intención de voto:

1. El PSOE ganaría las elecciones en Asturias el 25M y sumaría más votos y escaños que los conseguidos en la cita con las urnas en 2011
2. Foro Asturias perdería votos y escaños
3. El PP es el partido con un mayor crecimiento en votos y escaños
4. IU mantendría o crecería en un diputado en la Junta General del Principado
5. UPyD entraría en el Parlamento regional

En lo que se refiere a las perspectivas de Gobierno:

1. El PP gobernará con el apoyo de FAC es la opción con más votos
2. La mayoría, sin embargo, piensa que no habrá pacto entre los partidos de derechas
3. No habrá mayorías absolutas

En lo que se refiere a la percepción de la vida política en Asturias:

1. Hay un gran rechazo al ejecutivo, ahora en funciones, de FAC
2. Una gran parte de los votantes cree FAC y PP tenían que haber pactado un gobierno estable
3. Sólo IU se acerca al aprobado en la valoración de la labor de oposición al Gobierno

Intención de voto

El frío análisis de los datos que nos dejan las respuestas emitidas en la pregunta sobre la intención de voto deja números que podrían darse perfectamente en estas elecciones, pero poco ajustados a lo que la tradición electoral asturiana nos tiene acostumbrados. Serían los siguientes:

1. El PSOE ganaría las elecciones con el 37% de los votos y obtendría 18 escaños
2. IU sería la segunda fuerza más votada con el 19% de los votos y tendría 9 escaños
3. FAC obtendría el 14% de los votos y tendría 7 escaños
4. UPyD conseguiría el 12% de los votos y alcanzaría 3 escaños
5. PP lograría el 6% de los votos que le darían 2 escaños
6. BA-UNA-LV tendría el 5% de los votos y 1 escaño

Todo esto con una abstención del 4%. Los números, sin interpretación alguna, son esos. Pero si comparamos la intención de voto de los encuestados con el voto emitido en 2011 observamos una evolución que bien podría darse en las elecciones del 25M.

Tendencia del voto en el 25M

Hay que tener en cuenta que 128 personas respondieron a la pregunta sobre su intención de voto, pero sólo 115 cumplimentaron la encuesta sobre el voto emitido el año pasado. Salvando esa distancia y fijándonos en los números relativos encontraremos que:

1. La intención de voto al PSOE ha crecido 7 puntos (del 30% que le votaron en 2011 al 37% que piensa votarle el 25 de marzo)
2. La intención de voto a IU disminuye en 4 puntos (del 23% al 19%)
3. La intención de voto a FAC cae 3 puntos (del 17 a 14%)
4. La intención de voto a UPyD se mantiene estable (en el 12%)
5. La intención de voto al PP crece 4 puntos (del 2 al 6%)
6. La intención de voto a BA-UNA mengua 2 puntos (del 7 al 5%)

En términos absolutos las cifras son llamativas. Recordemos que hablamos de un espectro de 128 personas que participaron señalando su intención de voto de cara a los próximos comicios y 115 que confesaron el sentido de su sufragio en 2011

1. El PSOE sumaría 13 nuevos votantes a los 34 que obtuvo en 2011, lo que representa un 38% más
2. IU perdería 2 de los 26 votantes de 2011, lo que representa una caída de entorno el 8%
3. FAC también perdería 2 de sus 20 votantes, lo que supone un descenso del 10%
4. UPyD sumaría un votante a los 14 que obtuvo en 2011, es decir, un 7% más
5. El PP suma 6 votantes a los 2 que había conseguido, lo que supone un 300% más
6. BA-UNA-LV conseguiría un votante menos de los 8 que tuvo el BA-UNA en 2011, es decir, un descenso del 12%

Del análisis de estos datos sí extraemos conclusiones que se podrían ajustar más a la realidad. Por ejemplo podemos intuir que hay un cierto flujo de voto útil en la izquierda hacia el Partido Socialista; que FAC pierde fuelle y lo recupera el PP; que UPyD entraría en la Junta General del Principado, pero sólo con un escaño y que el PP registraría el crecimiento más notable con respecto a las pasadas elecciones autonómicas.

Hasta aquí el análisis de la intención de voto de cara al próximo 25 de marzo en comparación con el voto emitido en 2011. Vamos ahora a analizar la opinión y perspectivas de los participantes en la muestra.

Perspectivas y opiniones

No olvidemos que algo más del 60% de los encuestados apuntaron tendencias progresistas en su intención de voto. Tampoco que el tamaño de la muestra ha ido descendiendo a medida que avanzamos en el cuestionario. 112 personas respondieron a la pregunta sobre quién ganará las elecciones y los resultados son los siguientes:

1. El 41% cree que ganará el PSOE
2. El 30% cree que lo hará el PP
3. El 12% opina que habrá empate
4. El 11% cree que ganará FAC
5. El 4% considera que ganará UPyD
6. El 2% apunta a que ganará IU

Destaca que tan sólo 8 personas hayan mostrado su intención de votar al PP, pero que 34 crean que va a ganar las elecciones. También destaca que 18 personas aseguren que van a votar a FAC pero sólo 11 crean que va a ganar las elecciones, aunque esto se puede deber a la progresiva fuga de participantes en el sondeo. A ese mismo motivo se puede achacar que 47 personas mostraran disposición a votar al PSOE y 46 opinasen que serán los socialistas quienes venzan en los comicios.

Veamos ahora cuál creen los lectores que será el resultado más destacado de los distintos partidos:

1. El 46% de 99 votantes opina que el PSOE ganará en votos y escaños
2. El 41% de 100 encuestados cree que el PP será la segunda fuerza
3. El 50% de 103 participantes considera que FAC se dará un batacazo
4. El 48% de 100 votantes apunta a que IU subirá a 5 diputados
5. El 43% de 103 participantes señala que UPyD entrará en la Junta

Quién gobernará

Llegados a este punto, abordamos la cuestión en la que hay más división de opiniones (puede deberse a que era la pregunta con un mayor número de respuestas posibles). En el avance de los resultados apuntábamos a que la opción mayoritaria es que el PP gobernará con FAC. Es así, es la primera opción, aunque cuenta tan sólo con el 18% de los votos. Lo cierto es que, en realidad, es mayoritaria la suma de los votos en respuestas que implican la inexistencia de un pacto entre las derechas. Los resultados más destacados son los siguientes (votaron 100 personas):

1. Gobernará el PP con FAC 18%
2. Gobernará el PP en minoría 14%
3. Gobernará el PSOE con IU en minoría 14%
4. Gobernará PSOE con IU en mayoría 13%
5. Gobernará el PSOE en minoría 11%
6. Gobernará PP y FAC en minoría 7%
7. UPyD será llave de gobierno 7%

De estos números llaman la atención varias cosas.

 La primera es que, a pesar de que un 46% de los votantes cree que ganará las elecciones el PSOE, solo una persona cree que gobernará en mayoría y, en general, sólo el 39% cree que gobernará con o sin ayuda de IU. Hay un 11% que opina que no habrá pactos y que gobernará el PSOE sólo y un 14% que cree que no habrá pactos de derechas, lo que facilitará un gobierno de coalición progresista.
 La segunda que un 41% de los encuestados cree que el PP gobernará con o sin la ayuda de FAC, pero sólo 2 personas opinan que gobernará en mayoría
 El 10% cree que FAC gobernará en solitario o con el apoyo del PP
 El 71% descarta que se vaya a producir algún gobierno de coalición entre PP y FAC. El 73% ha elegido una opción que anula la coalición entre PSOE e IU
 Sólo el 4% cree que PSOE, PP o FAC gobernarán con mayoría, mientras que el 7% opina que UPyD será la llave del gobierno

Valoración del Gobierno y la oposición

Malas noticias para la política asturiana. Los votantes de blog Bolanueve no aprueban ni al gobierno ni a la oposición. Tan sólo IU se acerca al aprobado. El ejecutivo de FAC es el que sale peor parado con una valoración negativa o muy negativa del 89%. Los datos son los siguientes con 100 respuestas:

1. El 66% cree que no hubo gobierno
2. El 23% opina que el ejecutivo de FAC no hizo nada
3. El 10% señala que el gobierno hizo lo que pudo en tan poco tiempo
4. El 1% asegura que hizo una gran labor de gobierno

Sobre la convocatoria de elecciones las principales conclusiones son que el Presidente no tuvo más remedio que adelantar los comicios, aunque buena parte de los votantes cree que FAC debió pactar con el PP. Estos son los datos sobre 98 respuestas:

1. El 41% cree que el Presidente no tuvo más remedio que adelantar elecciones porque era incapaz de gobernar
2. El 41% cree que FAC debió pactar con el PP
3. El 13% opina que el adelanto electoral se debió a que no le dejaron gobernar
4. El 5% opina que el Presidente debió intentar seguir gobernando

Como digo, la valoración de la labor de oposición no es muy buena en general, aunque buena parte de los participantes en el sondeo opinaron que, al no haber gobierno, fue imposible hacer oposición. Los datos del PSOE, con 97 votos, son los siguientes:

1. El 40% cree que, al no haber gobierno, el PSOE no pudo hacer oposición
2. El 27% otorga una nefasta labor de oposición al PSOE y opina que no hubo grupo socialista en la Junta
3. El 22% cree que su labor fue simplemente mala
4. El 11% señala que hicieron una gran labor

Sobre el PP, con 97 votos, los datos son los siguientes:

1. El 38% cree que el PP hizo una labor horrorosa
2. El 29% cree que, al no haber gobierno, tampoco pudieron hacer oposición
3. El 29% opina que hicieron a FAC la misma oposición que al anterior Gobierno socialista
4. El 4% señala que su labor de oposición fue muy buena

Sobre IU, con 93 participantes, los datos son estos:

1. El 37% cree que hicieron una labor de oposición responsable
2. El 27% asegura que, al no haber gobierno, no pudieron hacer oposición
3. El 23% indica que hicieron una labor de oposición pésima
4. El 14% considera que IU se había desacostumbrado a hacer oposición

Estudios

Los resultados obtenidos en este sondeo me ha hecho pensar en la posibilidad de realizar otro estudio, una encuesta que valore la percepción que los lectores del blog tienen de los políticos asturianos y de su actividad. Espero que tenga tanta participación como este sondeo electoral. Gracias a todos por participar en esta encuesta y os animo a opinar en las siguientes.

El PSOE ganará las elecciones pero gobernarán PP y FAC

Los resultados del sondeo electoral Bolanueve para las elecciones autonómicas asturianas del 25 de marzo se sirven calentitos. Ayer se cerró, a medianoche, el plazo para votar y los números globales, así a simple vista, nos dejan dos conclusiones que hay que tener en cuenta para poder analizar los resultados concretos. La primera de ellas es que más del 60% de los consultados (y deduzco que de los lectores del blog) demuestra tendencias progresistas, por lo que la pregunta concreta sobre la intención real de voto de cara a estos comicios podría haber arrojado datos verosímiles, sí, pero poco ajustados a la realidad. La segunda conclusión es que los participantes en el sondeo fueron perdiendo interés a medida que iban respondiendo preguntas: en la primera cuestión votaron 128 personas y en la última 93. El descenso en el número de encuestados es progresivo a la par que llamativo. Ante estos dos condicionantes, he decidido comprar los datos relativos al voto emitido en 2011 (pregunta número 2 del sondeo) y la intención de voto en este momento (cuestión número 1) para analizar cuál es la tendencia del electorado, al menos del que lee este blog. Pero vayamos al grano. A continuación expondré las conclusiones generales del sondeo y en los próximos días desgranaré los datos concretos. Sirva, pues, esta entrada en el blog como avance de un análisis pormenorizado que llegará con un desglose exhaustivo de los resultados de la encuesta:

Conclusiones

En lo que se refiere a la intención de voto:

1. El PSOE ganaría las elecciones en Asturias el 25M y sumaría más votos y escaños que los conseguidos en la cita con las urnas en 2011
2. Foro Asturias perdería votos y escaños
3. El PP es el partido con un mayor crecimiento en votos y escaños
4. IU mantendría su representación actual en la Junta General del Principado
5. UPyD entraría en el Parlamento regional

En lo que se refiere a las perspectivas de Gobierno:

1. El PP gobernará con el apoyo de FAC es la opción con más votos

En lo que se refiere a la percepción de la vida política en Asturias:

1. Hay un gran rechazo al ejecutivo, ahora en funciones, de FAC
2. Una gran parte de los votantes cree FAC y PP tenían que haber pactado un gobierno estable

Hoy mismo o quizá mañana o pasado tendréis el análisis completo. Gracias por haber participado.

Érase una vez

¿Puede el hombre descender de alguna especie de renacuajo? No lo sé, pero es algo que nos enseñó desde muy pequeños, a toda una generación, la careta de entrada de la serie Érase una vez el hombre, la única opción televisiva y literaria que instruía nuestras maleables mentes y nos enseñaba que la vida está llena de enemigos, pero que no pasa nada si eres amigo de un tío grande y fuerte. Y es que la relación entre Pedro y el Gordo se reducía eso. Por si acaso los guionistas se encargaron de meter a una mujer por el medio, para borrar cualquier atisbo de duda sobre la heterosexualidad de los dos protagonistas, algo que en aquella época no hubiera estado bien visto.

Hoy en día, mirando a determinados periodistas, muchos empresarios y a una gran cantidad de políticos, estoy convencido de que, en efecto, la mayoría de ellos descienden directamente de los anfibios, sin pasar por el mono. España está plagada de ejemplos. Pero no nos desviemos; vayamos al grano. Este país está particularmente poblado por canijos y tiñosos, los personajes tan denostados por la famosa serie de dibujos animados. Estos perversos antagonistas, siempre estuvieron social, profesional y económicamente mejor posicionados que Pedro y el Gordo. Y ha sido así desde el capítulo uno. De hecho, las aventuras y desventuras de los simpáticos protagonistas se basaban, precisamente, en superar las perrerías que los dos cejudos villanos iban ideando en cada una de las etapas de la historia y que ponían en práctica merced a su status superior.

Esa posición dominante de los dos antagonistas, que se mantiene a lo largo de toda la serie (o durante 13 libros), nos enseñó en su momento que no prospera siempre el más fuerte, sino el más perverso y, junto a él, como una rémora, sale a flote un canijo, un correveidile, un personaje que vive para y, sobre todo, por el malvado, amado y temido líder. Lo que no nos enseñó Érase una vez el hombre es que, en la vida real, el Tiñoso, el Canijo y El Gordo están del mismo lado, mientras que el resto, los Pedros, no tenemos ni al viejo jipi llamado Maestro para que nos consuele. Y lo peor es que no podemos echarle la culpa más que a los guionistas, porque hicieron que todos (o la mayoría) quisiéramos ser Pedros, ya que era el único que tenía novia. La conclusión es que el planeta se consume de la misma forma que se originó: triste y oscuro.