Ciudadano malo

Se me ha ocurrido -no me preguntéis de dónde he sacado la idea- que podíamos organizarnos para crear un “ciudadano malo” para que nos ayude a sanear nuestra excesiva exposición al ladrillo. Para que se coma nuestras hipotecas, vamos. Lo ideal, por supuesto, sería encontrar algún socio acaudalado que quisiera participar en esta iniciativa, qué sé yo, asumiendo las deudas de un buen puñado de familias para que éstas puedan tener sus cuentas limpias. Eso sería fantástico. Pero también es improbable que ocurra, por lo que he estado pensando que entre unos cuantos hipotecados podríamos crear una persona jurídica que podríamos denominar “ciudadano malo” a la que traspasaríamos todas nuestras deudas. De esa forma muchas familias liberadas de cargas hipotecarias tendrían una pequeñísima participación en una sociedad que estaría endeudada hasta las trancas. Así, las familias volverían a tener superávit en sus cuentas y encontrarían más facilidades para que un banco, por ejemplo, les conceda un crédito para poner en marcha un negocio que ayude a sus hijos en paro a ganarse la vida. De la sociedad endeudada no volveríamos a hablar jamás, como de los activos tóxicos de los bancos, que parece que han desaparecido así como por arte de magia.

De momento es sólo una idea que tiene que tomar forma, pero los interesados pueden ponerse en contacto conmigo a través de este mismo blog. En principio el “ciudadano malo” servirá para engullir hipotecas, pero ya pienso en otras funciones menos tangibles que podría asumir. Por ejemplo, lo mismo que nos quita el peso de las deudas inmobiliarias nos puede librar de la carga de asumir responsabilidades, ya que el colchón que supondrá tenerle debajo nos permitirá dejar de culparnos por haber vivido por encima de nuestras posibilidades.

Y se me ocurre así a bote pronto que el Presidente del Gobierno podía haber creado un “Ministerio malo” al principio de la legislatura con una mínima participación del resto de Carteras. Ese “Ministerio malo” podría haber sido el responsable de todos los recortes y habría asumido las iras de todos los ciudadanos afectados por la política de destrucción de derechos sociales, dejando indemne al ejecutivo de Rajoy y compañía. Lástima, Mariano, un poco tarde para eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s