Mentira

Confieso que he mentido a una encuestadora telefónica. Me llamó cumpliendo sus obligaciones laborales y yo la he engañado. Me siento un vil ególatra traicionero y no sé como contactar con ella para pedir disculpas y reparar mi error. Ella me preguntó si creía que la adjudicación de los Juegos Olímpicos a Madrid en 2020 iba a ser positiva y le dije que sí, que sería positiva para todo el pueblo español por el orgullo que sentirían los ciudadanos ante tan elevado acontecimiento deportivo y espiritual. Le dije que si, por la gracia de dios, Madrid era bendecida con este evento, quienes más se beneficiarían serían los ciudadanos de a pie, que no verían modificada su ajetreada vida cotidiana más que por algunas entretenidas obras, acometidas por desprendidos empresarios. Actuaciones urbanísticas, por otra parte, imprescindibles para el desarrollo de las pruebas, que quedarían para la posteridad como patrimonio de todos los españoles en general y de los madrileños en particular. Le dije que el beneficio económico sería enorme hasta para los perroflautas que se oponen al proyecto, gracias a que, sin duda, ningún político querría sacar tajada del ingente caudal de dinero que se invertiría -con luz y taquígrafos, eso sí- en tan ansiado proyecto. Le dije que Madrid sería más famosa que Barcelona y que sus gobernantes serían recordados durante siglos sólo por este gran logro para su comunidad. Me preguntó que de dónde era. Le dije que de Asturias. Que a qué me dedicaba. Respondí que era periodista. Me preguntó si estaba en activo y le dije que sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s