Se acabó el festín

Es muy importante destruir el sistema educativo, entorpeciendo sobre todo el acceso a la enseñanza superior, para que los ciudadanos podamos asumir con mayor ligereza que por culpa de la crisis el sistema financiero se tragará casi 40.000 millones de euros que “se pierden”, como si el dinero se pudiera extraviar como cuando pierdes la cartera, o pudiera desaparecer como si nada. Es importante, como digo, por el bien de toda la sociedad. Es mucho mejor aceptar sin dudas, sin preguntas, sin remordimientos, que los bancos nos han soplado un pastizal y que ahora entre todos vamos a tener que poner ese dinero, con intereses, claro. Que los intereses son sagrados, por ventajosísimas que fueran las condiciones en las que se produjo el rescate financiero.

Y cuando digo que el rescate lo vamos a pagar entre todos, no me refiero a la totalidad de los habitantes del Estado, sino a aquellos que pagan impuestos o, mejor dicho, aquellos que tenemos la certeza de que pagan impuestos: la clase trabajadora, los asalariados, incluidos aquellos que han sido desahuciados y que siguen trabajando para sacar adelante a sus familias. Ellos también van a rescatar a los bancos. Y se podría dar el caso -no tan remoto en los tiempos que corren- de que una persona haya sido desahuciada por un banco rescatado; que esa persona entregue su vivienda, que pague el rescate con sus impuestos y que todavía tenga una deuda con la entidad financiera. Sería el retrato perfecto de la #MarcaEspaña.

Es cierto que hay que ser un poco conspiranoico para pensar que esta crisis es una gran estafa planeada por los grandes intereses financieros internacionales para sacarnos los cuartos y aumentar la brecha entre ricos y pobres aniquilando a la clase media. Es cierto. Pero  más surrealista me parece la versión de que personas a las que se consideraba expertas en finanzas, pero incapaces de predecir una crisis de tal magnitud, hayan vencido a su incompetencia inicial para convertir un desastre económico en un festival berserker del expolio de lo público. Me niego a pensar que sean necios para una cosa y arteros para la otra. Casi prefiero cumplir mi papel de ignorante y celebrar que por fin terminó el rescate que nunca existió.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s