Dictadura del matriarcado

A menudo me da por pensar en el concepto de Dictadura del proletariado como vehículo para transitar hacia una sociedad igualitaria. Sobre todo reflexiono en el resultado que podría haber dado si todos aquellos que llegaron a instaurarla lo hubieran hecho como medio, no como fin. Conste que la idea pasa por mi cabeza no como la añoranza de una utopía, sino como el escrutinio de un universo paralelo en el que la historia hubiera discurrido por algún cauce alternativo.

El paso del tiempo es democratizador, convierte en momentos históricos los aciertos y los errorres de los hombres. Y digo de lo de los hombres porque ha sido el género masculino el encargado de cometerlos. Los errores, mayormente. Si nos empeñamos en distinguir por su género a las personas que han tenido trascendencia en el devenir de la humanidad, deberemos juzgar a los hombres por sus desatinos. El 100% de las nefastas decisiones que han asolado a la civilización han sido ejecutadas por machos alfa. Sí, el primer ser humano en llegar a la luna fue un hombre, aunque lo habría hecho igual de bien -si no mejor- una mujer. Sin embargo, se podría poner en duda que la orden de soltar la primera bomba atómica, que también fue pronunciada por un varón, hubiera llegado a tener efecto si al mando hubiera estado un fémina.

Es así. No ha nada que haya hecho bien un hombre que no pueda hacer con la misma efectividad una mujer. Y no hay nada que nos haga pensar que una mujer no hubiera podido mejorar lo que un hombre solo pudo empeorar. Nada. No hay pruebas. Y no las hay porque el mundo se cierra entorno a un patriarcado global que camina de la mano de un pensamiento híbrido fruto del cruce incestuoso entre el capital (en manos masculinas) y el conservadurismo más rancio. Y lo peor es que a medida que pasan los siglos se reducen la posibilidades de que este sistema pueda mutar.

La única forma que se me ocurre para tratar de cambiar las cosas es una revolución de las mujeres. Y quiero destacar que me refiero al término revolución en el pleno sentido de ese concepto. Un levantamiento femenino que instaure una Dictadura del matriarcado como médio para alcanzar una sociedad más igualitaria, y que dé paso a un mundo en el que la discriminación positiva sea un concepto tan proscrito como la discriminación a secas, la desigualdad, el sometimiento, el machismo, el feminismo o la violencia de género. Dictadura del matriarcado como medio, no como fin. El objetivo es que el róximo 8 de marzo sea el Día internacional de la sociedad igualitaria.

Anuncios

Un pensamiento en “Dictadura del matriarcado

  1. Pingback: El Día del hombre | bolanueve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s