Pequeños desatinos

La culpa es de la corrupción, que acapara las escasas críticas de la ciudadanía. Así, los pequeños desatinos diarios que salpican la vida política de cualquier Parlamento autonómico pasan desapercibidos sin que la mayor parte de la gente de bien que nos rodea acierte siquiera a recibir los mensajes de incopetencia que nuestros representantes públicos se afanan en enviarnos día sí y día también. Este jueves, un diputado del Partido Popular asturiano nos ha esbozado el concepto que tiene él mismo, y no sé si su partido, del ejercicio de la política como servicio al pueblo. Jose Agustín Cuervas-Mons ha tenido a bien criticar que PSOE, Podemos, IU y Ciudadanos tienen un pacto oculto para sacar adelante los presupuestos.

La madre que me parió. Maldito contuberrnio izquierdo-derechista-transversal hay montado en la Junta, habrá pensado el bueno de Cuervas, que no ha dudado en airear a los cuatro vientos mediáticos tamaña barbaridad. A quién se le ocurre, de verdad. Qué mente aviesa ha podido perjeñar un pacto en una Cámara de representantes de los ciudadanos. Con qué derecho han acordado o negociado nada. Por qué han tenido que llegar a acuerdos para sacar adelante propuestas. ¡Qué perversión es esa! Es intolerable que haya gente hablando para buscar puntos en común; partidos dispuestos a ceder en sus pretensiones para alcanzar otras que crean más elevadas; políticos que hablen con otros de grupos diferentes. Es IN-A-CEP-TA-BLE, COPÓN.

Obviamente PP y Foro no están en el contubernio. Ellos ya habían dejado clara su postura de no negociar los Presupuestos con el PSOE. Foro incluso había rechazo de mano las líneas generales de las cuentas que el Gobierno les había facilitado por considerarlas “continuistas”. Y eso que el vigente presupuesto lo pactó el PSOE con el PP hace ahora un año. El PP, oiga. El partido con el que Foro concurre en coalición a las elecciones del 20D. Y, por su parte, el Partido Popular considera altura de miras aprobar un Presupuesto con el PSOE y cree un contubernio que todos los Grupos parlamentario menos el suyo y el de Foro negocien la previsión económica de 2016. Todo muy coherente. Todo muy regenerador.

Que parezca un accidente

Esta semana ha quedado rubricado el pacto que hará que aquellos asturianos que ayudaron a llevar a Francisco Álvarez Cascos a la presidencia del Principado, atraídos por la posibilidad de nunca más volver a votar al PPSOE, voten al PP. Aquellos ciudadanos que contribuyeron a que Foro ganara las elecciones de 2012 y a que no desapareciera de la Junta en 2015; aquellos que se negaron a entregar su voto al PP en los últimos comicios autonómicos se verán obligados a regalar su sufragio al Partido Popular en las elecciones generales del 20 de diciembre. Eso o cambiarán de partido, lo que parece una opción más que probable. Si es así, el pacto PPFORO propiciará de carambola que Ignacio Prendes aumente significativamente sus aspiraciones irrefrenables de encontrarse con su amadísimo Albert Rivera en las Cortes Generales. Ciudadanos, partido que a priori debería fiar sus opciones de lograr un diputado en el Congreso por Asturias a la campaña de su líder estatal, es, a mi juicio, el principal beneficiado de la flamante alianza entre la popular Mercedes Fernández y la forista Cristina Coto. A esta espectacular ascensión parlamentaria de Prendes contribuyen otros factores, por supuesto, como la apabullante campaña electoral que llevan meses orquestando El País y otros medios de comunicación (aunque esto es harina de otro costal), lo que hará que Rivera (y en un segundo plano Prendes) tenga muchos votos en el Principado.
Ciudadanos, lo sabemos bien, es un partido abierto a recibir a gente de otras formaciones políticas, ya sea en formato votante o e formato candidato. Además, el partido naranja es una organización de ámbito estatal que recibirá votos con independencia del candidato que presente a las elecciones en cada comunidad autónoma. Todo puede pasar porque nos enfrentamos a las elecciones generales con el voto más fragmentado de la historia, también en Asturias. PSOE, PPFORO, IU-IA, Podemos y C’s aspiran a uno de los ocho representantes que el Principado tendrá en el Parlamento, por lo que habrá escaños que se decidirán por muy pocos votos. Quizá ese matiz es el que hizo pensar al PP que la alianza con el partido anteriormente conocido como FAC le podía reportar algún beneficio. Lo que está claro es que perjuicio no le va a causar, ya que a medio plazo el regenerador Foro Asturias Ciudadanos está condenado a desaparecer. O a aliarse con URAS, ellos sabrán. Desaparecerá de todas partes excepto, quizá de Gijón, donde el partido deberá reconvertirse de forma que parezca que es un partido independiente de FAC, pero conservando el espíritu que les llevó a gobernar en la Villa de Jovellanos en dos legislaturas. Vamos, que el hecho de haber sido un día sostén de Francisco Álvarez Cascos parezca un accidente.