Rajoy surfea sobre el Parlamento

No ha acabado el debate de esta interminable sesión de investidura y ya me apetece hacer una primera valoración de la sesión cuando aún está caliente el enfrentamiento dialéctico entre Albert Rivera y Mariano Rajoy, duelo de oradores que lograría adormilar al mismísimo Tony Montana. Según lo escuchado esta mañana, se confirma que Mariano Rajoy se tomo su primer debate del martes como un trámite que solventar de la forma más aséptica posible. Por eso lo llenó de banalidades, interpretaciones subjetivas de la realidad y obviedades pronunciadas con un tono tan aburrido que no habría mejorado si el candidato del PP no lo hubiera leído de forma íntegra, incluido el capítulo de agradecimientos. El tostón de ayer comenzó a las 16:00 supongo que en un intento de pillar a los ciudadanos en la hora de la siesta, o en el chiringuito, y evitar que muchos de ellos se sonrojaran con la autocomplacencia indolente del que quiere ser Jefe del Gobierno. Rajoy quizá usó su tono más gris el martes consciente de que así le costaría menos brillar en sus intervenciones del miércoles. Y acertó. Vimos en el turno de réplicas al mejor Rajoy, socarrón con retranca e inmune a argumentos, surfeando sobre los discursos de sus oponentes como si de olas del mar Menor se trataran.

Y no es porque sus oponentes políticos no estuvieran bien. Algunos sí. A mí el discurso de Pedro Sánchez me gustó. Quizá porque iba dirigido a cerrar las vías de agua en el buque socialista del no a Rajoy, el candidato popular no se dio por aludido tras los envenenados dardos del líder del PSOE. Sánchez estuvo contundente, fue al grano y habló desde la lógica del discurso socialista que quiere aspirar a gobernar. Muy bien en líneas generales: menciones a la corrupción, a los recortes, a las políticas sociales… Todo muy bien, pero todo con un tono tan soso que a Rajoy le bastó un chascarrillo para hundir sus argumentos sin presentar otros mejores. Y lo peor es que en la contrarréplica Sánchez no tuvo la cintura suficiene para zarandear al popular con sus mismas armas y, aunque volvió a ser contundente e insistió en un tono de aspirante al Gobierno, Rajoy volvió a desmontarlo con su hasta ahora argumento favorito: “diga usted lo que quiera que yo tengo más apoyos”.

Estuvo también acertado Pablo Iglesias, que centro su primera intervención en presentar a su formación como la líder de la oposición. Iglesias gana mucho cuando su vena no se hincha en el fragor del debate, algo que volvió a ocurrir sin remedio. Sin embargo, antes de duplicar el tamaño de sus conductos sanguíneos, Iglesias sí tuvo tiempo para poner en aprietos a Rajoy. Y lo hizo usando el mismo tono socarrón que el candidato popular. En ese juego Pablo es mejor que Mariano, pero le pierde la ira. Y eso que ahí está Errejón para acariciar su hombro y susurrarle palabras de calma, como a un Bruce Banner de la oratoria. Pero Rajoy no sólo perdió el debate con Podemos por eso, sino porque, antes de ser acorralado por Iglesias, se dejó llevar por su arrogancia para tratar con desdén e indolencia a los portavoces de las confluencias, no sé si llevado por el famoso argumento de “yo tengo más votos” o poque realmente cree que se trata de gente que saldrá pronto de la vida parlamentaria.

Mi análisis termina de momento con la intervención de Albert Rivera y sus intercambios dialécticos con Rajoy, quizá lo más aburrido de la mañana. Rivera estaba preso del pacto firmado con Rajoy, por lo que dedicó buena parte de su discurso a justificarse con el horrendo argumento de que sabe lo que quieren los españoles. Quizá porque estaba condicionado tras los agudos y a veces virulentos ataques a Rajoy de sus antecesores, Rivera se vio atrapado en un debate incómodo del que supo salir airoso al dotarlo de un tono tan aburrido que fue difícil mantener la atención. Contó con la complicidad de Rajoy, que adoptó un tono parecido y huyó de la sorna y la indolencia para regresar a la autocomplacencia del martes, quizá en un anticipo de lo que nos espera si finalmente logra ser investido.

Continuará.