El cruce

Sé lo que estás pensando, he visto tu futuro. Lo he saboreado. Te arruinarás. Ese proyecto te hará perder tu patrimonio. Los siguientes te endeudarán irreversiblemente.  Tus amigos tratarán de sacarte adelante pero será demasiado tarde, habrás tocado fondo. Vivirás pobre y morirás pobre. Mediocridad. Tendrás que aceptar trabajos básicos, mal pagados, para no recurrir a la caridad de los tuyos. Lo he visto. De sol a sol. Mano de obra barata. Fuerza bruta. Sudor. Lo he saboreado. Paro, precariedad, piscina municipal y sandwich de jamón. Toda tu vida. Hasta los noventa años. Vida de barrio. Anónima. Fútbol en el bar, frituras, grasa. Lo he olido. De ahí no se sale. Ninguno de tus descendientes lo hará.

Pero no tiene por qué ser así. Tu destino puede ser otro. La muerte te llegará antes, pero vivirás como un rico junto a los tuyos. Trajes, coches, esquí catalán. Lo he visto. Dinero. Más dinero. El olor de la sangre. Tus amigos te sacarán adelante, te llevarán a la cumbre. Ese reloj, ese rifle, ese traje. Brilla. Late. Está vivo. Es el poder. Las altas esferas. La urbanización de lujo. Lo he saboreado. Todo tuyo. Ese porte, esa fachada. Esa firmeza. Hasta los setenta. Veinte de tus años. Eso pido. Es el éxito. Es la vida. Lo he olido, Miguel. Sólo tienes que adorarme. Tú decides.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s