Que parezca un bolivariano

“Pablo, Pablito, Pablete”. Sólo el análisis de la condescendencia implícita en las tres primeras palabras que abren el texto supuestamente enviado por Luis Venta Cueli a Pablo González me llevaría tres horas de jocosa redacción. Por el intento de dar a entender ilícitos que, sin embargo, no se denuncian en el juzgado, sobre todo. Sin embargo, no es el asunto que me devuelve hoy, de forma precipitada y alborozada, al blog. No, lo que me ha llamado la atención de la ya célebre misiva es que hasta en dos ocasiones el autor escribe el topónimo asturiano de la Villa de Jovellanos: Xixón.

En el caso de que se confirme que el origen del documento está en la uvieína calle Manuel Pedregal, estaríamos bien ante una asturtzalización de los populares asturianos, bien ante un intento de atribuir el texto a colectivos menos liberal-conservadores de toda la vida y más de “los de la llingüa”. Es decir, quien haya sido el ideólogo de la carta debió pensar -quién sabe por qué motivo- que podría ser creíble que alguien de -qué sé yo- Podemos o Xixón sí Puede habría considerado más acertado advertir vía epistolar a Pablo González de que sus supuestas irregularidades iban a ser aireadas públicamente, en lugar de airearlas directamente en una sala de prensa o plantearlas a la Fiscalía.

Claro, por qué iban a querer los partidos menos afines sacar rédito político de unas supuestas ilegalidades de un líder del PP haciéndolas públicas ante los medios de comunicación, o denunciándolas ante la Ley, pudiendo advertir al sospechoso vía anónimo de que esa información iba a ser filtrada por personas sin identificar, mediante métodos sin determinar y en canales sin confirmar. Todo muy normal. Para incidir en que el origen de la amenaza es bolivariano, el autor cita supuestas empresas de líderes socialistas, como tirando piedras contra el Ppsoe, algo que gusta por igual a foristas y podemistas, pero los primeros se están quitando vía coalición intravenosa.

Anuncios

Golpe de derechas

En la primavera de 2011, Foro Asturias Ciudadanos -partido fundado pocos meses antes de las elecciones- obtuvo una inesperada y trascendental victoria en las urnas que llevó a su líder, Francisco Álvarez Cascos, a la Presidencia del Principado. Fue inaudito, Fue brutal. Supuso una insospechada mayoría absoluta de la derecha que derivó en que ésta no gobernara nada más que un año desde entonces y hasta el día de hoy.

La falta de subvenciones para la investigación podría estar frenando las pesquisas de varios posibles equipos científicos que quién sabe si podrían averiguar por qué a derecha le da por suicidarse cada vez que llega al poder en Asturias. Es un misterio inescrutable que, si no se investiga hoy, ya se investigará mañana para alborozo de los IG Nobel. Aquel triunfo de FAC liderado por F.A.C. no fue una excepción.

Cascos ganó las elecciones autonómicas de 2011 haciedo bueno el vaticinio de Cristina Coto, quien, al cierre de los colegios electorales, aseguraba orgullosa que la escisión del PP se había hecho con el triunfo. A partir de ese momento los foristas se dispusieron a gobernar en solitario, no sin antes haber flirteado con los populares, cuyo sustento habría sido determinante para sacar adelante un programa electoral liberal-conservador de toda la vida.

Este blog ya dedicó en su momento varios artículos a defender la opinión de que sostener a Foro no era un buen negocio para el PP. Se insinuó en esta entrada que después sería plagiada vilmente por un articulista de La Nueva España; se explicó ya de forma más exahustiva en esta otra y se continuó argumentado en otras muchas, aquí, por poner otro ejemplo. No es por darme importancia pero el tiempo acabó dándome la razón, y en todos los ámbitos en los que el PP negó su apoyo a Foro, el partido casquista acabó sucumbiendo hasta rozar la desaparición, mientras que en aquellos lugares en los que los populares ayudaron a los foristas fue el PP el que acabó diluyéndose a la sombra de un FAC creciente (sí, hablo de Gijón).

Que no digo yo que Teresa Mallada sea lectora de este blog irregular y perezoso, pero bien aprendida tenía la lección cuando rechazó una posible coalición PP-Foro de cara a las próximas elecciones generales. Una coalición que sí quiso Mercedes Fernández, quien, sin embargo, jamás quiso apoyar a Foro en el Principado y liquidó a la líder de los populares gijoneses que sí voto a los foristas para que no se reeditara un Gobierno socialista en la Villa de Jovellanos (estos episodios también pueden ser revisados en este blog aquí o quizá aquí, ya no me acuerdo).

Lo cierto es que Mallada, como buena candidata que no es Presidenta del partido, acató las directrices de sus superiores y la coalición se firmó hace poco. Desconozco las encuestas que maneja Casado pero, por malas que sean para sus intereses en Asturias, dudo que compensen la pérdida de una oportunidad de oro para anular definitivamente a una de sus más feroces competencias en Asturias en general (ya menos) y en Gijón en particular. Por dos razones: porque Foro cobra vida al mantener probablemente su diputado en el Congreso, lo que les sigue dando visibilidad, y porque Foro por libre quizá podría hacer algo de tapón a la probable irrupción de Vox, fuerza más allá de la derecha que lo tendrá más fácil en las plazas en las que los casquistas no son representativos. Vox es a largo plazo más peligroso para el PP que Foro, al tratarse de un partido de ámbito nacional que, por alguna razón que se me escapa, está teniendo un immenso impacto mediático a pesar de ser una fuerza extraparlamentaria.

Sea como sea, en mayo la derecha tiene una nueva oportunidad para gobernar Asturias. Una muy clara, por lo que los ciudadanos quizá podamos volver a tener la ocasión de presenciar un Hara Kiri político conservador. Aunque yo sigo sin tener muy claro que las fuerzas de la derecha se vayan a poner se acuerdo si Vox irrumpe en la Junta General. Sinceramente, no veo a Juan Vázquez, un intelectual liberal y progresista, antaño cercano al Psoe, exrector, ilustrado y simpático, sentándose a negociar nada en una mesa en la que esté presente un discípulo de Santiago Abascal. No me acabo de imaginar a Vázquez tragando sapos en forma de medidas xenófobas o retrógradas. Antes veo más otro golpe de derechas.