Si cuentas tus sueños, no se cumplirán

He tenido mi primer enfrentamiento con mi propia muerte. Viajaba adormecido en el asiento trasero de un todocamino ajeno con la cabeza apoyada en los dos asientos delanteros, justo en medio de ambos, disfrutando de las curvas que trazaba el conductor en un cálido día de una estación por determinar. Los ojos entrecerrados placenteramente como queriendo dormir, pero sin llegar a consumar el sueño, trataban de filtrar una hermosa luz de tarde avanzada o mañana incipiente, entre una claridad confortable en todo caso. Inadvertidamente, el vehículo dibujó un ángulo ligeramente erróneo en un recodo y ya no continuó entre las líneas estampadas en el asfalto durante el resto del trayecto. La consecuncia del desajuste entre el sentido de los suaves volantazos y el de los meandros de la carretera fue una salida de la vía hacia un precipicio en cuyo fondo se mecía el mar. Cuando comprendí que el automóvil estaba condenado a caer, asumí que dejaría de existir definitivamente y acerté a pensar “es el final”. Inopinadamente, mi vida pasada no se proyectó ante mis ojos, sino la futura, la que me iba a perder una vez transcurridos los dos segundos que tardaría el coche en estrellarse. Dos segundos de vida. Sólo grité una palabra: Carla. Inmediatamente después, me desperté.